El agrandamiento benigno (no canceroso) de la próstata, o hiperplasia benigna de próstata (HPB), es el problema de próstata más común en los hombres y afectará a casi todos los hombres a medida que envejecen. Los tratamientos incluyen cirugía para destruir el exceso de tejido.

¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?

La hiperplasia prostática benigna es una afección en la que la próstata, una parte del cuerpo del tamaño de una nuez hecha de tejido glandular y muscular, aumenta de tamaño. La próstata rodea parte de la uretra, que es el conducto que transporta la orina y los espermatozoides fuera del cuerpo. La afección benigna no cancerosa también se llama agrandamiento prostático benigno (BPE).

La próstata se encuentra directamente debajo de la vejiga y frente al recto. La uretra atraviesa la próstata, por lo que si la próstata se agranda, puede impedir que la orina o el semen pasen por la uretra.

La función principal de la próstata es producir líquido para el semen, el líquido lechoso en el que nada el esperma. Los espermatozoides se producen en los testículos, que también producen la principal hormona masculina, la testosterona. Durante la pubertad, la testosterona estimula el crecimiento y la función de la próstata y ayuda con la producción de líquido para el semen.

¿Qué tan común es la hiperplasia benigna de próstata?

Al ser un problema recurrente, casi todos los hombres desarrollarán algún agrandamiento de la próstata a medida que envejecen. A los 60 años, el 50% de los hombres presentarán algunos signos de HPB; a los 85 años, el 90% de los hombres presentarán signos de la afección. Aproximadamente la mitad de estos hombres desarrollarán síntomas que necesitan tratamiento.

¿Tener hiperplasia benigna de próstata aumenta el riesgo de cáncer de próstata?

Según las investigaciones realizadas hasta la fecha, tener BPH no parece aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Sin embargo, la HPB y el cáncer de próstata tienen síntomas similares, y un hombre que tiene HPB puede tener un cáncer no detectado al mismo tiempo.

Para ayudar a detectar el cáncer de próstata en sus primeras etapas, se les recomienda a los hombres hacerse un examen de detección de próstata todos los años  a partir de los 55 a  los 69 años.

También se les recomienda que los hombres con alto riesgo de padecer esta enfermedad, como los hombres afroamericanos y hombres que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata: comiencen las pruebas de detección a los 40 años.

¿Cuáles son los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata?

Dado que la glándula prostática rodea la uretra (el conducto que transporta la orina fuera del cuerpo), es fácil comprender que el agrandamiento de la próstata puede provocar la obstrucción del conducto. Por lo tanto, puede desarrollar:

  • Lentitud o goteo de su flujo urinario.
  • Vacilación o dificultad para empezar a orinar.
  • Micción frecuente.
  • Sensación de urgencia (necesidad repentina de orinar).
  • Necesidad de levantarse por la noche para orinar.
  • Dolor después de la eyaculación o al orinar.
  • Orina que se ve o huele «raro» (por ejemplo, es de un color diferente).

El agrandamiento de la próstata puede provocar un bloqueo de la uretra. A medida que los síntomas empeoran, puede desarrollar:

  • Piedras en la vejiga.
  • Infección de vejiga.
  • Sangre en su orina.
  • Daño a los riñones por contrapresión causada por la retención de grandes cantidades de orina extra en la vejiga.

Si tiene alguno de estos síntomas, consulte a su médico de inmediato:

  • Dolor en la zona de la parte inferior del abdomen o los genitales al orinar.
  • No puedo orinar en absoluto.
  • Dolor, fiebre y / o escalofríos al orinar.
  • Sangre en la orina.

Tratamiento para la hiperplasia benigna de próstata

El tratamiento de la HPB puede comenzar con el cuidado personal. Si los síntomas no desaparecen con el cuidado personal, se pueden recomendar medicamentos o cirugía. Su edad y su salud general también influirán en el tratamiento prescrito.

Tratamientos naturales para la hiperplasia benigna de próstata

El tratamiento natural puede incluir acciones específicas o cambios en el estilo de vida que usted puede realizar en casa para ayudar a aliviar sus síntomas de HPB. Éstas son:

  • Orinar tan pronto como sienta la necesidad.
  • Ir al baño a orinar, incluso cuando no sienta la necesidad.
  • Evitar descongestionantes de venta libre o medicamentos antihistamínicos, que pueden dificultar el vaciado de la vejiga.
  • Evitar el alcohol y la cafeína, especialmente en las horas posteriores a la cena.
  • Reducir su nivel de estrés, ya que el nerviosismo puede aumentar la frecuencia de la micción.
  • Hacer ejercicio con regularidad, ya que la falta de ejercicio puede agravar sus síntomas.
  • Aprender y practicar los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Mantenerse caliente, ya que el frío puede empeorar los síntomas.